Espeleología peruana

El Perú es un país que posee numerosas regiones cársticas, aún poco exploradas, sobre todo en los contrafuertes andinos de la cuenca del río Amazonas, zonas de difícil acceso. Las primeras menciones de cavernas en el Perú se deben a Alexander von Humboldt (1802), mientras que la primera exploración espeleológica censada es la del andinista peruano César Morales Arnao (1969), en la famosa Gruta de Huagapo (Tarma, Junín). De 1972 hasta nuestros días, numerosas expediciones espeleológicas extranjeras han sido realizadas [Histórico de las expediciones], algunas de ellas con espeleólogos locales del CESPE, luego del grupo ECA de Lima, dentro de diversas regiones del país . Desde 2005, el grupo ECA es un actor esencial de las exploraciones espeleológicas en el país.

Hasta hoy en día, cerca de 450 cuevas han sido censadas, con un total de 98 km de galerías topografiadas. A la fecha, las 3 cuevas las más extensas del Perú son el Tragadero de Parjugsha Grande (4,1 km) en Soloco (Chachapoyas, Amazonas), la Cueva de Palestina (3,4 km) en Nueva Cajamarca (Rioja, San Martín), la Cueva del Higuerón (3.0 km) en Pardo Miguel (Rioja, San Martín). Los 3 tragaderos los más profundos son la Sima Pumacocha (-638 m) en Laraos (Yauyos, Lima), la Sima de Racas Marca (-402 m) en Palcamayo (Tarma, Junín), y el Tragadero de San Andrés (-334 m) en San Andrés (Cutervo, Cajamarca). Finalmente, Perú es el hogar de las más altas cuevas del mundo.

 


Más informaciones : Guyot J.L., Apaéstegui J., Bermúdez S., Bigot J.Y. (2014). Un nouveau point sur la spéléologie au Pérou. Spelunca, 133: 32-36. [enlace]

Imprimir